Cuidados

Evita el contacto excesivo de la bisutería con perfumes, cremas, lacas del pelo, agua, productos de limpieza, alcohol, etc.

Guarda la bisutería en un sitio con la menor humedad posible, lo mejor sería cada pieza individualmente para que no se rocen entre sí. Las bolsitas son ideales.

Tras quitarte la bisutería, pásale un pañito antes de guardarla. A veces nuestro propio ph de la piel y el sudor puede actuar como corrosivo con algunos metales. Si la limpias al quitártela, evitarás que siga actuando.

Si tienes alergia a los metales, no te preocupes que trabajamos con metales hipo alergénicos que no contienen níquel.

Limpieza

Cuando veas que tu bisutería bañada en plata pierde el brillo o se oscurece, tendrás que limpiarlas de la siguiente manera:

Unta un paño suave con pasta dental básica.

Frota la pieza sucia unos segundos, si la pieza estuviera muy sucia deja actuar la pasta unos 3 minutos y luego vuelve a frotar.

Enjuaga la pieza sumergiendo ligeramente en agua limpia, cuidando no mojar partes de cuero o algodón si las tuviera.

Sécala muy bien y déjala airear antes de guardar.

Hidratación del cuero

Si notas que el cuero de alguna de tus piezas está demasiado seco, agrietado o cuarteado, puedes usar crema hidratante para devolver el brillo original.

Solo tendrás que distribuir un poquito de crema hidratante (de la que tengas en casa, neutra si es posible) de manera uniforme por el cuero con tus dedos, como lo haces en la piel, hasta que se absorba.

Y a lucir tus collares como nuevos!

Espero que estos consejos te sean de utilidad.